Skip to content Skip to footer

La luz del mundo

La luz es uno de los elementos más cautivadores y emocionantes que diseñan la escenografía interior de la Catedral de Palencia.

La presencia de la luz natural en el recinto hace que este se transforme sustancialmente según el momento del día en la que accedamos a él.

Las vidrieras dibujan un paisaje de colores único. Las sombras juegan con nosotros y nos transmiten una sensación de tranquilidad y de calma placentera.

Fuera queda la prisa. Todo se detiene y nos envuelve un manto de juegos sutiles. La propia luz dibuja personajes e historias y nos sumerge en una delicada sinfonía de matices.


Es el momento de abrir el corazón y la mente.

logosimbolo_v_blanco_trans